miércoles, 27 de agosto de 2008

INFORMACIÓN CIENTÍFICA SOBRE EL AGUA

Agua es un solvente, compuesto de dos partes de hidrógeno y una parte de oxigeno (H2O). Ella transporta minerales, nutrientes y productos de desecho.

Por ejemplo, la sangre es 90% agua, y el cuerpo humano es agua sobre los 70%. El agua no es solamente esencial para la vida; de cierto modo ella es vida, de modo que nuestra salud es altamente dependiente del estado del agua en nuestro cuerpo.

Por milenios, la humanidad ha supervivido a base de pura agua de fuentes naturales o agua corriente, que son alcalinas debido a su contacto con las rocas minerales.

Desafortunadamente, hoy vivimos en una sopa electromagnética que contamina el agua en nuestros embalses. Tal como hemos visto en otros textos, uno de los efectos de las Perlas Prill y de las Cosmic Energy Stones es reestructurar el agua, lo que remueve la polución de EMF (electromagnética) y restaura el agua en su potencia y pureza “pre-industrial”.

Cuando ionizada, las moléculas de agua se separan en 2 iones: el hidrógeno H+ y el hidroxilo OH-, que reaccionan con minerales tales como calcio y potasio. Cuando el agua tiene más iones de hidrogeno (H+) que iones de hidroxilo (OH-) ella es ácida; y cuando los iones de hidroxilo predominan, ella es alcalina.

La acidez es medida por la famosa escala pH que va del 0 (ácido) al 14 (alcalino), siendo el 7 neutro.

Para vivir, nuestra sangre y células deben siempre mantenerse ligeramente alcalina y nuestro sistema sanguíneo esta siempre trabajando para permanecer en la franja del pH 7,30 – 7,45. La acidosis ocurre cuando el pH baja de los 7,30, y esta se torna severa bajo los 7,20.

Las condiciones que llevan a la acidosis incluyen la diabetes mellitas, anemia por severa deficiencia de hierro, enfermedades del hígado, ketoacidosis alcohólica, pancreatitis, canceres malignos como la leucemia, linfoma y cáncer de pulmón, y insuficiencia renal.

Los principales problemas del cuerpo derivan de los subproductos ácidos, que son residuos o productos de desecho que resultan de la digestión de nutrientes. Los desechos solamente acidifican la sangre cuando son disueltos en ella, y en esto el cuerpo juega un papel central: él convierte las sobras residuales ácidas en partículas sólidas y los almacena en los tejidos. Investigadores han averiguado que este exceso de acidez en los tejidos está por detrás del proceso de envejecimiento y de la mayoría de disfunciones físicas.

1 comentario:

Tuero dijo...

Esto es científico, porque a mi me huele a fraude.

Si las ondas electromagnéticas contaminan el agua, el mar debe estar contaminadísimo con el sol pegándole durante tanto tiempo.